Si todo continúa como está previsto, el túnel que unirá otra vez Potrerillos con Cacheuta estará listo a fines de este año.

Es que ya quedó listo el túnel piloto, tras finalizar las tareas de voladura de la montaña y su aseguramiento con hormigón proyectado con fibra, algo así como una membrana que le ofrece solidez al hueco en la roca viva.

Ahora, lo que resta es terminar de agrandarlo para que alcance un ancho de 12 metros y otros 9 metros de alto, para los 420 metros lineales que tiene de extensión, más otros 1.800 metros de camino hasta su encuentro con la ruta 82.

Una vez terminado, en lugar de hacer 44 kilómetros en dirección contraria a Cacheuta y luego retomar el camino y recorrer otros 33 kilómetros, se podrá unir ambas localidades en 10 minutos.

El gobernador Alfredo Cornejo resaltó que «este es un antes y un después del desarrollo urbano de Mendoza porque la Ciudad se irá desplazando hacia este lugar».

Además, abogó porque los inversores privados exploten el perilago, en particular la zona norte, donde todavía no hay ningún servicio a pesar de las vistas excepcionales que ofrece.

La obra le calza justo al mandatario para mostrar resultados de su primer año de gestión, como argumento fundamental de la estrategia electoral 2017 que el mismo se ha planteado. Y este caso en particular queda sobrado de dichos argumentos, porque desde que en 1999 la construcción del dique Potrerillos interrumpió la conexión entre Potrerillos y Cacheuta, la realización de un túnel para devolverles esa conectividad transitó todos los planes de gobierno que sucedieron a la gestión de Roberto Iglesias.

Incluso, durante el último año de mandato de Julio Cobos empezó a realizarse una obra que terminó por derrumbarse por tener errores en la apreciación del tipo de roca que iba a dinamitarse. Es así que durante muchos años, la ruta original que rodea al perilago del dique terminaba en un paredón montañoso, la cual fue objeto de un informe de Discovery Channel por lo insólito de la situación. En mayo del 2015, en plena campaña electoral, el ex gobernador Francisco Pérez anunciaba que empezaban a realizar las voladuras del mismo túnel, pero las obras nunca avanzaron verdaderamente.

Con todos estos antecedentes es Cornejo quien terminó por aprender de aquellos amagues y concretar una obra largamente pedida por los habitantes de la zona, superando así una especie de maldición de sus antecesores, al prometerla y no hacerla.

Por supuesto que en adelante deberá hacerse cargo del desarrollo turístico del perilago. En este sentido explicó, dentro de un esquema de respeto a la conservación ambiental del lago, que hay que empezar a incentivar las inversiones privadas en el lugar siguiendo un modelo similar al utilizado con el hotel Potrerillos, que es una concesión del Estado para que lo explote un privado.

Según Cornejo, el esquema ideal sería que los privados coloquen los capitales para el desarrollo y obtengan su ganancia de la explotación turística.

Al mismo tiempo detalló que está previsto la realización de un proyecto para mejorar la circulación sobre la ruta 82, para lo cual habrá una doble vía desde Cacheuta hasta el Corredor del Oeste y otra arteria de una sola vía desde allí hasta Gobernador Ortiz.

«Está terminado el túnel piloto que une Cacheuta con Potrerillos. Se trata de un dinero muy bien invertido. Son $386 millones que tienen financiamiento internacional del BID» (Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza).

Fuente: Diario Uno
11/02/2017

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.