A los cientos de chilenos que se quedaron varados en Mendoza al no poder cruzar por el cierre del túnel Cristo Redentor el lunes, no les quedó otra opción que elegir entre el mal menor: mientras algunos consiguieron viajar en avión –a costos altísimos–, otros optaron por ir por tierra a través de pasos alternativos y otros tantos se hospedaron en distintas partes de la provincia para esperar que se pueda pasar por el complejo Los Libertadores.

De la terminal de ómnibus, ayer por la tarde salía un contingente de 60 visitantes de Chile en dos minibuses. Se disponían a cruzar por el paso de Pino Hachado, en Neuquén. Comenzaban un viaje de 30 horas hasta Santiago.

“Veníamos de Córdoba y se suponía que teníamos que salir hoy –por ayer– a las 9. La verdad es que considerando la situación, no hay nada que nos convenga más, pero tenemos que volver a trabajar. En el Consulado no nos ayudaron nada”, cuenta Ghislayne Benegas (34), que llegó el jueves al país en un contingente de 20 personas que tenían una competencia en Córdoba. De todo el equipo, sólo cinco optaron por este recorrido.

Amela Vega (26) también se preparaba para subir al minibús que salía ayer a las 18 de la terminal. Había viajado a Mendoza por el fin de semana largo para pasar esos días con su familia. La joven es mendocina, pero vive en Santiago. “Los pasajes de avión están todos agotados, tenía que viajar el lunes a la noche y llegaba bien a mi trabajo, pero no pude cruzar. Tendría que haber elegido volar desde el principio y me hubiese salido más barato”, dice la joven.

La empresa de viajes O’higgins puso por única vez este viaje por Pino Hachado hasta Santiago. Eran dos colectivos para 30 pasajeros cada uno que salieron llenos y el costo del pasaje fue de $1.300. “No les queda otra porque si tienen conexiones pierden los vuelos y algunos pierden días de trabajo”, comentaron desde la agencia.

Otros chilenos tuvieron suerte y consiguieron pasajes de avión, aunque ayer ya estaban todos los vuelos de Lan agotados hasta el viernes y en caso de que quieran comprar ese vuelo el costo es de $7.905. Normalmente, un viaje igual cuesta entre U$S200 y U$S300.

Roberto Araoz, cónsul de Chile, dijo que unos mil autos chilenos no habían podido regresar a su país el lunes, lo que equivale a unas 4.000 personas. Aunque ese número hoy podría ser menor si se resta a quienes consiguieron pasaje de avión y a quienes se fueron en micro por el Sur.

Fuente: Diario Uno de Mendoza
16/10/2015

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.