Esta región de Mendoza (Valle de Uco) ofrece variadas opciones de paseo por la precordillera, turismo aventura y recorridos por la Ruta del Vino.

La legendaria Ruta 40 marca el paso rumbo al sur de Mendoza y hacia el oeste la Cordillera entrega parte de sus paisajes deslumbrantes. De la cadena de montañas de 6 mil metros emerge al fondo de la panorámica el volcán Tupungato. Más cerca del camino asoman las tierras fértiles del Valle de Uco, el escenario natural que antiguamente habitaban los originarios pobladores huarpes y en el siglo XX los inmigrantes europeos transformaron en un tramo de la Ruta del preciado vino mendocino.

Por estos días, el aire gélido que baja de las cumbres nevadas refresca la atmósfera en toda la extensión del Valle y se cuela en cada rincón de los centros urbanos. Pero también se abre paso el sol, para brindar una compañía agradable a las excursiones que despegan de Tupungato, Tunuyán y San Carlos.

Las bodegas pioneras de la región conservan su estirpe a lo largo del bulevar de acceso a La Consulta -a 7 km de San Carlos-, mientras la calle La Superiora conduce hasta la zona de establecimientos vitivinícolas más amplios y modernos de Altamira.

Más allá del puente sobre el río Tunuyán, cada paraje rural alineado junto a la antigua traza de la Ruta 40 exhibe sin artificios su intensa rutina, marcada por las tareas agrícolas. En medio de los viñedos reverdecidos por las variedades de uva semillón y malbec despunta el circuito “Entre pueblos”, donde no es extraño toparse con arreos de caballos, alguna juntada de vacas, fincas que invitan a degustar vino, miel y dulces caseros y amables baqueanos que proponen un paseo a caballo o en sulky. Los antiguos caminos del Corredor Productivo bordean durazneros, parrales y bodegas antes de dibujar curvas pronunciadas y alcanzar El Cepillo, uno de los mejores miradores para admirar los matices del Valle de Uco.

Para visitar la Reserva Protegida Manzano Histórico conviene transitar 37 km desde Tunuyán hacia el oeste por las rutas 92 y 94. Repentinamente, la panorámica adopta otros matices y el Cordón del Portillo se fusiona con la imponente imagen, esculpida en piedra, del monumento “Retorno a la Patria”, que evoca el paso de San Martín y su tropa por esta zona en 1823. A un costado crece un retoño del árbol que se levantaba aquí en tiempos de la gesta del Libertador.

El contacto directo con la naturaleza se intensifica en el Portal Sur, de Pareditas en dirección a la Reserva Provincial Laguna del Diamante, una travesía por la ruta 98 enmarcada por el volcán Maipo que sugiere el mejor escenario para el trekking, las ascensiones, cabalgatas, pesca y safaris fotográficos.

El manto verde se borronea más al sur, donde irrumpe el relieve volcánico del Desierto de Hayquerías. Empinadas paredes se sostienen junto al serpenteante cauce de ríos secos, un anticipo de las tierras arcillosas y las extrañas figuras esculpidas por la naturaleza en el Cañadón de la Salada, el extremo agreste del Valle de Uco donde la contemplación y la aventura van de la mano.

Miniguía

Cómo llegar. De Buenos Aires a Tunuyán son 1.154 kilómetros por Acceso Oeste hasta Luján, ruta 7 hasta Mendoza capital y ruta 40; 9 peajes, $ 255.

En bus de Retiro a la ciudad de Mendoza son 15 hs. aprox

Aerolíneas tiene 8 vuelos diarios sin escala, de 2 horas de duración.

Dónde informarse

En Buenos Aires, Casa de la Provincia de Mendoza: av. Callo 445, tel. celular (155) 0778500.

No podés venir a Mendoza sin hacer por lo menos una escapada al Valle de Uco…allí se concentran muchos de los principales atractivos de Mendoza…montañas y vinos por doquier!

Fuente: Clarín

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.