Una escapada a Mendoza, la “tierra del sol y el buen vino” para recorrer sus bellos paisajes y, por supuesto, sus bodegas.

Ni bien arribados, el transfer nos trasladó al que sería nuestro alojamiento por las cuatro noches: el Plaza Paradiso Petit Hotel, en Chacras de Coria. El lugar, el entorno y el establecimiento, altamente recomendables. Ya acomodados, una vuelta para disfrutar de Chacras de Coria y luego la cena, en The Casero, el primer wine garden del país, que cuenta con un pequeño viñedo.

Al día siguiente, tras el desayuno, comenzó el recorrido programado. Primera parada, bodega Casarena, un tour por la bodega y cata de los distintos vinos, con la explicación del enólogo. Al finalizar el recorrido, nos recibieron con un excelente catering para seguir probando los vinos de las distintas cosechas.

 

La segunda parada fue en Furrer Cervecería y Casa de Té, de un suizo que elabora varios tipos de licores, salsas, mermeladas, todo casero y que atiende a los comensales que visitan la casa, prepara los almuerzos, meriendas, etcétera. 

 

Sigue el viaje y la tercera parada es en la casa de unos artistas muy reconocidos en Chacras de Coria, donde nos recibieron en su atelier en el que exponen sus trabajos de pintura y esculturas. Cristian Delhez, hijo del reconocido Víctor Delhez, nos recibió cálidamente con un rico café para pasar el frío de afuera, cuando comenzaba a caer agua nieve, junto a su esposa también artista, Milly Goméz Delhez.

Por la noche, la cena fue en Casona Perdriel Sabores y Memorias, establecimiento de 1917, con dos tipos de vinos: La Linda Malbec y Doña Paula Cabernet Sauvignon.

En la tercera jornada, temprano por la mañana, ya teníamos una copa de vino en la mano: llegamos a la bodega Nieto Senetiner donde hicimos una recorrida por los viñedos, la bodega y cavas y participamos de una cata de cuatro vinos de la bodega. Luego de esos elixires, cuando volvía a caer agua nieve, nos adentramos en un lujoso spa, en Entre Cielos Luxury Wine Hotel & Spa, moderno hotel boutique de Vistalba.

 

Además de sus espectaculares habitaciones, tiene una opción para los mieleros. Se trata de una habitación alejada del hotel, en medio de un viñedo y con vista a la precordillera. Les podemos asegurar que lo que cuesta la noche allí, lo vale.

 

Tanto relax nos despertó el hambre y fuimos a Bodega Vistalba, para mí, una de las más lindas. Moderna, joven y gerenciada por una mujer mendocina; allí charlamos con el enólogo Juan Pablo Murguía, quien nos acompañó durante toda la visita. Hora del almuerzo y nos encontramos con un menú de cinco pasos; cada plato especial y delicioso, para cumplir con el rito de comer y disfrutar con su maridaje perfecto. Cada vino, con la explicación justa de la sommelier Carolina Krikwood, originaria de Córdoba, una genia. La sobremesa se hizo larga y nos volvimos en bicicleta hasta el hotel. Un lindo paseo, para ayudar la digestión y tener otra visión de Lujan de Cuyo. Por la noche, visitamos la bodega Catena Zapata, donde se hizo la presentación, con autoridades del Municipio, del Mes del Vino que se viene realizando todos los fines de semana de septiembre y durante el cual se pueden visitar todas las bodegas que incluye la grilla programada. Luego, la cena fue en Lares de Chacra, un pequeño hotel boutique de Chacras de Coria, con exquisita decoración y excelente servicio.

 

El último día en Mendoza, por fin apareció el sol. Partimos hacia Potrerillos, esta vez con mate y deportes de aventura: algunos hicieron rafting y otros canopi o tirolesa.

 

Después de las actividades, almorzamos en un hermoso resto, Mosqueta Sabores de Montaña, con vista a la precordillera que lucía nevada. Esa noche, gran despedida con una cena exquisita y una bodega de alto nivel: Rosell Boher. Cena con tres pasos y el maridaje perfecto.

Un viaje increíble, con variedad de paisajes, infinitas bodegas y una exquisita gastronomía, algunos de los atributos de la “tierra del Malbec”, Luján de Cuyo.

 

Fuente: Perfil, por Anabel Romera Picatto

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.